Por que en el pecado se lleva la penitencia, las victimas del ex sacerdote Eduardo Cordova han iniciado una lucha para que cada uno de los que ayudaron,  lo encubrieron  y lo protegieron paguen por sus culpas.

Un equipo de 15 abogados, activistas y voluntarios, trabaja en San Luis Potosi, reunen los testimonios de quienes  hasta ahora por miedo o vergüenza habian guardado silencio, y lo que encontraron los ha llenado de terror, pues a su paso la lista de arzobispos, vicarios, voceros y sacerdotes que conocieron decenas de casos  y no hicieron nada crece con cada declaración.

además de los  testimonios, la defensa cuenta con las cartas de madres  de familia que denunciaron en varias  ocasiones lo que estaba ocurriendo, una de ellas fue escrita bajo  las lágrimas de decepción y dolor de quien trabajaba directamente con el padre "Eduardo"  y cegada por la fe narra "puso a sus hijos en las manos de dios y luego en las del padre Cordova" sin saber que le destrozaria la vida a lo mas querido de su ser.

El documento según se lee en la firma fue entregado en el 2004 al arzobispo Luis Morales Reyes quien mas tarde reconoció la existencia de varios caos mas  pero solo pidio discreción y secrecia a las destrozadas familias.
                                                                                                       
Los nombres de quienes resulten responsables serán publicados y llevados a instancias internacionales para que lejos de la justicia celestial cada quien pague en vida por lo que hizo.