RIO DE JANEIRO - -


La presidenta de Brasil Dilma Rousseff recurrió a los medios electrónicos para transmitir un mensaje pregrabado en el que trata de exhortar a la población a apoyar la Copa del Mundo que inicia esta semana.
 
Rousseff dijo en la transmisión del martes que pese a las protestas contra el Mundial de futbol que se han realizado en el país durante un año y a las huelgas que han causado estragos en muchas ciudades, todos los brasileños deben apoyar a su equipo cuando éste se alista para el partido inaugural del jueves.
 
Rousseff dijo a los jugadores de la selección de Brasil que "bajo esa camiseta verde y amarilla representan un poderoso legado del pueblo brasileño".
 
El discurso fue un claro intento de Rousseff de acallar las críticas hacia el Mundial y de elevar el ánimo de una nación que muchos dicen nunca habían visto tan aplacada antes del torneo internacional.
 
Rousseff también recriminó a quienes critican que se gasten 11.500 millones de dólares para el Mundial. En cuanto a las acusaciones de corrupción, dijo que todo el gasto es analizado, y que se castigará a cualquiera que haya malversado fondos.