MEXICO DF -

MEXICO (AP) - Ocho días después de la desaparición de 11 jóvenes de un bar de una zona turística de la ciudad de México aún no se tiene rastro de su paradero, mientras las autoridades continúan la revisión de videos de vigilancia alrededor del área para encontrar pistas sobre lo ocurrido y que sus familiares dicen fue un secuestro masivo.
    
El procurador de Justicia de la capital, Rodolfo Ríos, informó que el martes se reunirá con los familiares de los 11 jóvenes y luego podrá anunciar públicamente posibles avances de la investigación de un caso que ha mantenido la atención pública por haber sucedido a plena luz del día en la Zona Rosa, un área turística de mucho tránsito.
    
Un funcionario de la Procuraduría capitalino, no autorizado a ser identificado por ser un caso abierto, dijo el lunes a The Associated Press que aún continúa la revisión de videos grabados por cámaras de seguridad instalados en varios puntos alrededor del bar donde habría ocurrido la desaparición. Dijo no saber con precisión el número de videos que se revisa, pero señaló que son varias horas de grabación que deben ser analizadas.
    
Los jóvenes desaparecieron la mañana del 26 de mayo de un bar que presta servicio a deshoras, aunque el caso se conoció hasta tres días después cuando sus familiares comenzaron protestas en la calle para exigir a las autoridades que encuentren a sus seres queridos.
    
El funcionario refirió que los familiares de cada uno de los jóvenes comenzaron a presentar por separado denuncias por desaparición ante la autoridad capitalina, entre el 26 y el 28 de mayo. Dijo que una persona que acompañó a una de las familias y que declaró haber sido testigo de los hechos dijo que los jóvenes habían sido secuestrados por hombres fuertemente armados que iban en camionetas.
    
El sábado, sin embargo, el procurador Ríos dijo que no se había encontrado ninguna evidencia de que en el lugar se hubiese presentado un comando y que tampoco había rastros de violencia en el interior o exterior del bar.
    
Dos de los desaparecidos son hijos de hombres detenidos y sentenciados por narcotráfico, según han reconocido sus madres que, sin embargo, han pedido que no se les estigmatice. La autoridad local se ha limitado a decir que ninguna línea de investigación se ha descartado, pero no han dicho si tienen alguna hipótesis principal.
    
El secretario de Gobierno de la capital, Héctor Serrano, dijo el lunes en rueda de prensa que el bar había sido clausurado recientemente, pero que sus representantes consiguieron un amparo para poder reabrir el lugar.
    
El dueño del lugar es actualmente buscado por las autoridades.