SEATTLE, Washingyon- -


La celeridad con la que la Cámara de Representantes estatal trató el proyecto de ley sobre los derechos de los inmigrantes en el primer día del periodo legislativo de este año podría ser una cuña que afecte los resultados de las elecciones de noviembre, creen algunos especialistas políticos.
 
Los legisladores aprobaron el lunes en la cámara baja, con sólido respaldo bipartidista, una propuesta que amplía la ayuda financiera estatal a los universitarios que residen en el país de forma irregular. Empero, la medida seguramente fracasará en el Senado porque el líder de la mayoría, el demócrata Rodney Tom, que encabeza el Foro de la Coalición Mayoritaria, predominantemente republicana, dijo que su grupo tiene otras prioridades en la sesión de 60 días.
 
"Busco más dólares para las necesidades becarias del estado, pero sin ampliar en este momento el grupo (de estudiantes) calificados que las soliciten", dijo la senadora republicana Barbara Bailey, presidente de la Comisión de Educación de la cámara alta.
 
Voceros republicanos en la Cámara y el Senado dijeron que sus grupos no tienen proyectos de ley relacionados con la inmigración para presentar este año.
 
La falta de acción en esta legislatura de proyectos de ley importantes para los inmigrantes y minorías, como la llamada Dream Act de Washington, podría ser un tema en las elecciones de noviembre, cuando 24 bancas serán disputadas en el Senado. Diez de esas bancas senatoriales seguramente será muy reñidas entre ambos partidos.


Tras un año en el que el Congreso no logró reformar las leyes nacionales de inmigración, la Dream Act de  Washington es una prioridad para los grupos activistas de los inmigrantes en Olympia en esta legislatura. Si el proyecto pasa a ser ley, Washington sería el quinto estado del país que aprueba ayuda financiera a universitarios sin residencia legal en Estados Unidos. California, Texas, Nuevo México e Illinois aprobaron medidas similares.