CHICAGO - -


Los padres que desean reducir la exposición de sus hijos a los pesticidas podrían proveerles frutas y verduras orgánicas, pero éstas no son necesariamente más seguras ni más nutritivas que los alimentos convencionales, dijo el principal grupo de pediatras de Estados Unidos.
 
En la primera recomendación de su tipo que hace sobre los alimentos orgánicos, la Academia Estadounidense de Pediatría dijo que la ciencia no ha demostrado que el consumo de alimentos libres de plaguicidas haga más sanas a las personas.
 
"En teoría podría haber efectos negativos (con los alimentos fumigados), en especial en los niños cuyos cerebros están en crecimiento", pero se carece de evidencia científica rigurosa, dijo la doctora Janet Silverstein, coautora del nuevo informe de la academia y pediatra endocrinóloga en la Universidad de Florida en Gainesville.Los padres que desean reducir la exposición de sus hijos a los pesticidas podrían proveerles frutas y verduras orgánicas, pero éstas no son necesariamente más seguras ni más nutritivas que los alimentos convencionales, dijo el principal grupo de pediatras de Estados Unidos.
 
Sin embargo, el grupo de pediatras afirma que debido al encarecimiento de los productos orgánicos algunos padres podrían verse obligados a disminuir sus compras de frutas y verduras, lo cual no es una buena estrategia porque esos dos tipos de alimentos tienen beneficios para la salud, como disminución del riesgo de sufrir obesidad, enfermedades coronarias y algunos tipos de cáncer.
 
Los padres deben procurar para sus familias una dieta rica en frutas y verduras, sean orgánicas o no, acompañada de suficientes granos de todo tipo y productos lácteos libres de grasa o con baja cantidad de grasa, dijo el informe.