WASHINGTON- -



Sólo uno de cada cinco estadounidenses cree que no responder a los ataques con armas químicas en Siria podría envalentonar a otros gobiernos hostiles, lo que indica que la mayoría rechaza el argumento central de la Casa Blanca para que Estados Unidos ataque a ese país, concluyó el lunes una encuesta de The Associated Press.
 
El sondeo a 1.007 adultos en toda la nación encontró que la mayoría de los estadounidenses se oponen incluso a un ataque limitado contra Siria -probablemente con misiles crucero_, a pesar de las advertencias del gobierno de Barack Obama de que la inacción podría poner en riesgo la seguridad nacional y representaría ignorar una crisis humanitaria espantosa. Y una ligera mayoría -el 53%- teme que un ataque podría llevar a las fuerzas armadas estadounidenses a comprometerse en una misión a largo plazo en Siria.

 
La encuesta refleja una opinión pública en Estados Unidos cansada de las guerras en Oriente Medio después de 12 años de campaña militar en Irak y Afganistán. También debilita el apoyo político que Obama espera reunir en momentos en que busca la autorización del Congreso esta semana para atacar al régimen del presidente sirio Bashar Assad.

 
Las autoridades estadounidenses han citado un alto grado de confianza en la información de inteligencia que indica que el gobierno de Assad lanzó los ataques del 21 de agosto en los que, afirman, murieron más de 1.400 sirios.
 
Obama advirtió el año pasado a Assad que el uso de armas químicas en la guerra civil siria equivaldría a cruzar una "línea roja", lo cual provocaría una rápida respuesta de Estados Unidos.
 
La encuesta indicó que el 53% de los demócratas, el 59% de los independientes y el 73% de los republicanos creen que el Congreso debe votar en contra del plan para atacar Siria. Sólo uno de cada cuatro demócratas cree que un ataque podría disuadir a otros líderes mundiales de adquirir y usar armas químicas, y el número es aún menor entre los republicanos y los independientes.