MIAMI - -


Activistas a favor de los derechos de los inmigrantes marcharán el sábado en varios puntos de Estados Unidos para exigir una pronta aprobación de una reforma migratoria, recordándole a los congresistas de que a pesar de los debates sobre el sistema de salud y la deuda, los inmigrantes siguen pidiendo una solución.
 
El "Día Nacional de la Dignidad y el Respeto" será el comienzo "de una escalada para tratar de que la reforma migratoria cumpla su objetivo este año", dicen los activistas. Las actividades del fin de semana serán el preludio a una marcha y un concierto gratis que se realizará el martes en el complejo de monumentos de Washington conocido como el National Mall.
 
Sin embargo, las probabilidades de que la reforma migratoria atraiga la atención del Congreso en el corto plazo son sumamente escasas. Si los republicanos estarían dispuestos a ceder en algo con los demócratas, sería en el tema del presupuesto, no inmigración.
 
La Alliance for Citizenship ("Alianza para la Nacionalidad"), una amplia coalición que incluye a la federación de sindicatos AFL-CIO, a la Asociación Nacional para la Defensa de los Derechos Civiles (ACLU), la YWCA y el grupo anti-racismo Southern Poverty Law Center, son los que están impulsando el movimiento.
 
En Washington, a pesar del cierre parcial del gobierno, los demócratas en la Cámara de Representantes presentaron una propuesta de ley migratoria el miércoles que incluía la posibilidad de legalizar el status de las 11 millones de personas que se encuentran en el país sin papeles y medidas para reforzar la vigilancia fronteriza. Pero el tema migratorio ha estado al fondo de la lista de prioridades del Congreso aun antes del estancamiento sobre el presupuesto. Muchos republicanos son renuentes a lidiar con el espinoso tema de darle status legal a quienes están en el país ilegalmente.
 
Las marchas más voluminosas el sábado probablemente serán en los lugares esperados como California,  Chicago, Arizona y Nueva York. En Los Angeles, los activistas vaticinan que unas 20.000 personas marcharán por la Pasarela de la Fama de Hollywood. En Nueva York, cruzarán el puente de Brooklyn. Pero habrá más de 100 eventos en ciudades y pueblos con comunidades de inmigrantes mucho más pequeñas.