WASHINGTON, D.C. -

Con una votación muy cerrada, el Tribunal Supremo de Estados Unidos declaró inconstitucional la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA, por sus siglas en inglés) que lo define con la unión entre un hombre y una mujer.

La declaración de que la ley es declarada inconstitucional implica que los matrimonios homosexuales podrán comenzar a recibir beneficios federales, pero no se obligará a ningún estado que prohíba o permita las bodas gays.

El juez Anthony Kennedy fue el encargado de escribir la sentencia y da derecho a las parejas casadas a recibir los beneficios de de impuestos, salud y retiro.

Cientos de parejas se dieron cita frente a la Corte Suprema para festejar la decisión.

El matrimonio entre parejas del mismo sexo es legal en 12 estados y en el Distrito de Columbia.

En California unas 18 mil personas se casaron durante el breve periodo en que fue era legal este tipo de casamientos.