PHOENIX - -


 Una campaña para destituir al controversial alguacil de la zona metropolitana de Phoenix, Arizona, fracasó el jueves cuando los organizadores no pudieron recabar las firmas suficientes para llevar la propuesta a las urnas.
 
Los organizadores del revocatorio contra el alguacil del Condado Maricopa, Joe Arpaio, necesitaban presentar más de 335.000 firmas válidas de electores para las 5:00 de la tarde del jueves a fin de forzar la realización de un referendo revocatorio.
 
"Nos hemos quedado cortos", dijo Lilia Alvarez, gerente de la campaña.
 
Los organizadores declinaron revelar el número de firmas que lograron recoger. La actualización más reciente hace varias semanas indicaba que habían reunido 200.000 firmas.
 
"En este momento la cantidad no cuenta", dijo Alvarez al decidir no revelar el número de firmas recolectadas.
 
Los partidarios de Arpaio afirman que el alguacil ganó la reelección en noviembre de manera justa y que a los organizadores del revocatorio no se les debía haber permitido impugnar las elecciones simplemente porque no les agradó el resultado.
 
La iniciativa del revocatorio comenzó pocas semanas después que el alguacil republicano de 80 años comenzó su sexto período en enero. Su elección en noviembre fue la segunda elección más cerrada en sus 20 años de carrera política. Arpaio derrotó al candidato más cercano por 6 puntos porcentuales.
 
Joshua Spivak, experto en referendos revocatorios e investigador del Wagner College en Nueva York, dijo que la iniciativa por el revocatorio de Arpaio sufrió de una débil recaudación de fondos, de tener que recoger una cantidad inusualmente alta de firmas de electores para un referendo condal y de no tener un candidato listo para postularse contra Arpaio. "Se oponen a Joe Arpaio", dijo Spivak. "¿Pero a quién quieren elegir?"
 
Los críticos del alguacil han alegado que debe dejar el cargo porque no investigó adecuadamente más de 400 delitos sexuales, le ha costado al condado 25 millones de dólares en compensación por el trato que reciben los detenidos en las cárceles del condado y que su despacho fue financiado por un juez federal que sistemáticamente ha discriminado a los hispanos en sus patrullajes migratorios. Los críticos dicen que el alguacil está más centrado en generar publicidad a su favor que en proteger a la población.
 
Los organizadores del revocatorio habían esperado que el fallo judicial de la semana pasada sobre la estereotipación de hispanos insuflara nueva vida a su causa. Los partidarios del referendo revocatorio estaban acampados frente a la sede del gobierno condal durante más de cuatro días en su empujón final.
 
"Quisiera desde lo más profundo de mi corazón que este fallo hubiese sido un mes antes. De haber sido así, quién sabe cuántas firmas hubiéramos conseguido", dijo el representante estatal Martín Quezada, demócrata por Avondale y partidario de la iniciativa de revocatoria a Arpaio.
 
En las horas antes de la hora tope para presentar las peticiones, unas cuantas personas se acercaron a las tres tiendas de campaña levantadas por los organizadores frente a la sede del gobierno condal para firmar peticiones. CLos voluntarios pedían sus firmas a personas que caminaban por las acera y vestían camisetas alegóricas a la iniciativa.