NUEVA YORK - -


 Mientras las campanas sonaban solemnemente, los estadounidenses conmemoraron el miércoles el 12do aniversario de los atentados del 11 de septiembre con la lectura de los nombres de las víctimas, los minutos de silencio y la música serena que se han convertido en una tradición.
 
En una ceremonia matutina en la plaza construida hace dos años en el sitio donde se alzaban las Torres Gemelas del Centro de Comercio Mundial, los familiares recitaron los nombres de casi 3.000 personas que fallecieron en los aviones secuestrados que se estrellaron contra las torres gemelas, el Pentágono y en un maizal cerca de Shanksville, Pensilvania, y también de las víctimas del ataque de 1993.
 
En Washington, el presidente Barack Obama, acompañado por la primera dama Michelle Obama, el vicepresidente Joe Biden y su esposa Jill Biden, salió al jardín sur de la Casa Blanca para un minuto de silencio a las 8:46 de la mañana, la misma hora en que el primer avión se estrelló contra la torre sur en Nueva York. Otro avión de pasajeros chocó contra el Pentágono a las 9:37 de la mañana.
 
El aniversario se produce en medio de los cambios en el Monumento Nacional del Vuelo 93 en Shanksville, donde comenzó la construcción el martes de un nuevo centro de visitantes. El miércoles, los familiares de los pasajeros y la tripulación a bordo del vuelo 93 de United Airlines recordaron a sus seres queridos como héroes por sus acciones altruistas y su rápida reacción. El avión fue secuestrado con el objetivo probable de estrellarlo contra la Casa Blanca o el Capitolio, pero los pasajeros trataron de someter a los atacantes y el avión se estrelló en el campo. Todos los que estaban a bordo murieron.
 
En Nueva York, los seres queridos se reunieron alrededor del monumento, hicieron calcos de las inscripciones, dejaron flores junto a los nombres y sollozaron, tomados del brazo. El ex gobernador George Pataki, el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie y otros estuvieron presentes. Continuando con la decisión tomada el año pasado, ningún político habló, ni siquiera el alcalde Michael Bloomberg, quien asistió a la ceremonia por última vez mientras está en el cargo.