Y más cuando inicia la época de las compras navideñas que muchas veces hay que pagar a plazos.

Pero ¿cómo se logra, de qué consta y porqué es tan importante en la vida de este país la historia crediticia?

Es un sistema sin el cual no se puede vivir y del que no se puede escapar, nuestra estabilidad, nuestros niveles de responsabilidad e intimidades financieras.

Es necesario para todo y particularmente si se busca progresar en estados unidos. todo y todos dependen de el, se llama crédito.

Mediante el número de seguro social o el número de identificación para impuestos conocido como tax id (por sus siglas en inglés) el cual por cierto pueden obtener también los indocumentados, los comerciantes, instituciones financieras, empleadores, autoridades, compañías de seguros y quien lo requiera, pueden acceden en unos segundos a valiosa información computarizada sobre nuestra economía personal.

De este reporte dependen préstamos, tasas de interés, tarjetas de créditos, contratos de renta, y muchas veces hasta un empleo.

Es trascendental abrir una historia de crédito. hay que tenerla. de lo contrario no se consigue nada a plazo o préstamo alguno. una de las reglas de oro es no atrasarse ni un día en los pagos de cualquier deuda. una demora generalmente equivale a los más temido: un aviso a las oficinas de crédito.

Hay tres en todo el país: equifax cuya sede está en Atlanta  funcionan a nivel nacional y son privadas.

Son las poseedoras de todos los archivos financieros del país.

Mediante contratos con bancos, empresas, comercios, tiendas, acreedores, servicios hipotecarios, etc., intercambian información.
L

os comerciantes alertan sobre demoras en adeudos, juicios, quiebras, estafas y robos e informan sobre el cumplimiento o moras en pagos.
con todos estos datos, las oficinas de crédito elaboran los famosos e imprescindibles reportes de crédito y asignan una calificación, que va de los 300 a los 850 puntos.

El puntaje define, por ejemplo, los intereses para un préstamo. a mayor calificación menor tasa de interés.

El buen historial de crédito se basa en varios factores, entre ellos,  la forma como se pagan  las deudas,  el monto total de nuestros pasivos y la apertura de nuevos créditos, responsabilidad y capacidad económica.

Es la calificación inmediata sobre nuestra honorabilidad en el mercado.