RIVERSIDE, Calif. -

El Buró de Supervisores del Condado de Riverside votó unanimemente la propuesta de que todo perro Pit bull mayor de cuatro meses que viva en áreas no incorporadas del condado debe de ser esterilizado.

La medida surge a raíz de los recientes y variados ataques que llevaron a sus victimas a la muerte, como un pequeño de dos años que fue atacado por dos pit bulls que lo mordieron hasta dejarlo sin cara.

Entre los comentarios de los supervisores está el que la seguridad es uno de los objetivos principales del condado y por ello quieren disminuir la población de dicha raza, no extinguirla.

Solo habrá cinco excepciones:

* Que el perro pertenezca a un criador de dicha raza registrado

* Que esté entrenado para tareas ejecutoras de la ley

* Que sea asistente de una persona deshabilitada

* Que tenga problemas de salud y que le afecte la esterilización, esto debe de ser ratificado por un veterinario

* Que esté entrenado y con licencia de otro condado

Durante la junta varias personas dieron su testimonio, unos a favor y otros en contra, como el de una residente de Lake Elsinore que dice que los ataques de los Pit bulls es consecuencia de la irresponsabilidad de los dueños.

Al momento no han revelado cuando entra en efecto esta ordenanza ni las consecuencias o sanciones que enfrentaran los dueños si no se cumple con la esterilización.