BEIRUT, Líbano - -


Estados Unidos y Francia presionaron el martes para que el Consejo de Seguridad de la ONU emita una resolución en términos fuertes para asegurar que el régimen del presidente sirio Bashar Assad entregue su arsenal de armas químicas. Pero Rusia, estrecho aliado de Assad, exigió que Occidente retire la amenaza del uso de la fuerza si Damasco no cumple sus promesas. La división diplomática amenazaba un acuerdo que pudiera evitar una ofensiva militar estadounidense contra Siria.
 
El gobierno de Assad prometió el martes cooperar con el plan de Rusia, que contempla que Siria coloque su arsenal químico bajo control internacional, para su eventual destrucción.
 
El canciller sirio, Walid al-Moallem, declaró a la televisora libanesa Al-Mayadeen que Siria colocaría sus instalaciones de armas químicas en manos de representantes de Rusia, "otros países" y la ONU, al tiempo que prometió que su país también declararía su arsenal químico, dejaría de producir armas químicas y firmaría convenciones contra su uso.
 
Temeroso de que Damasco esté tratando de evitar una acción militar estadounidense, Washington y París dijeron que han solicitado que la ONU emita una declaración en fuertes términos para fortalecer el plan ruso. Francia anunció que presentará un proyecto de resolución bajo el Capítulo 7 de la carta de la ONU, que permitiría el uso de la acción militar. Pero Rusia se opuso con fuerza a la propuesta.
 
El presidente ruso Vladimir Putin dijo que el plan sólo puede funcionar si "la parte estadounidense y los que apoyan a Estados Unidos en este sentido rechazan el uso de la fuerza".
 
Por su parte, el canciller ruso Serguei Lavrov le dijo a su contraparte francés, Laurent Fabius, que es inaceptable que la resolución cite el Capítulo 7, expresó la cancillería rusa en una declaración.
 
A su vez, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, dijo que Estados Unidos rechaza una sugerencia rusa de que el apoyo de la ONU debe ser en forma de una declaración de cumplimiento no obligatorio del presidente del Consejo de Seguridad.
 
Estados Unidos tiene que contar con una resolución completa, que incluya "consecuencias si se hay juegos y si alguien trata de socavar esto", dijo.
 
Un funcionario del Departamento de Estado dijo posteriormente que Kerry viajaría a Suiza esta semana para discutir el trato con Lavrov. El funcionario, que pidió no ser identificado porque no estaba autorizado a discutir el asunto en público, afirmó que los dos diplomáticos se reunirían el jueves en Ginebra.
 
El Consejo de Seguridad de la ONU, integrado por 15 naciones, canceló el martes sus planes de consultas a puertas cerradas sobre la situación en Siria.
 
Estos desarrollos han amenazado el impulso que había tomado un plan que permitiría al gobierno del presidente Barack Obama alejarse de una acción militar en Siria. El apoyo interno en Estados Unidos a una ofensiva militar es incierto, incluso mientras Obama trata de conseguir el apoyo del Congreso, y ha habido poco apetito internacional por unirse fuerzas con Washington contra Assad.