WASHINGTON - -


Representantes de tres agrupaciones de inmigrantes traídos ilegalmente a Estados Unidos durante su niñez coincidieron el viernes en decir que ningún legislador republicano los consultó para redactar un proyecto de ley que busca permitirles la naturalización.
 
La comisión judicial de la cámara baja realizará el martes una audiencia para debatir el proyecto de ley que busca conceder beneficios a jóvenes conocidos en inglés como dreamers, del cual no se conocen detalles aún.
 
Greisa Martínez, organizadora en Texas de United We Dream, djo que su colectivo sostuvo reuniones con asistentes de legisladores a los que no calificó, pero aclaró que "siempre les expresamos que no aceptaremos nada menos que la opción de la naturalización para 11 millones de inmigrantes sin papeles".
 
Edgar Morelos, directivo de California Dream Network, dijo a la prensa que su organización no fue consultada y agregó que "no esperamos mucho. Será una versión pasada por agua", respecto al proyecto de ley Dream Act.
 
Esa ley aprobada por la cámara baja para legalizar a 1,2 millones de inmigrantes traídos a Estados Unidos cuando tenían menos de 16 años, hayan permanecido en el país cinco años, se hayan graduado de la escuela secundaria y cursen estudios superiores o se enrolen en las fuerzas armadas, se quedó corta cinco votos en el Senado ante una férrea oposición de la bancada republicana en diciembre de 2010.


 
El presidente de la cámara de representantes, el republicano por Ohio John Boehner, se pronunció esta semana dos veces a favor de permitir la naturalización de los dreamers como un acto de justicia y compasión.
 
Activistas planean diversas actividades en las próximas semanas para intentar convencer a los escépticos en la cámara baja a apoyar una reforma migratoria que permita naturalizarse a los inmigrantes sin papeles.