WASHINGTON - -

El principal contratista responsable del abrumado sitio de internet del plan de salud del gobierno federal dice que el gobierno de Obama comparte la responsabilidad por los problemas que han afectado seriamente el sistema.
 
Ejecutivos de CGI Federal, que creó el sitio web federal HealthCare.gov, que presta servicio a 36 estados, y QSSI, que diseñó la parte del sistema que verifica el ingreso de los solicitantes y otra información personal, testifican el jueves ante la Comisión de Energía y Comercio de la Cámara.
 
La audiencia se celebra en momentos que los aliados del presidente  Barack Obama comienzan a temer las consecuencias políticas de los fallos. Varios legisladores demócratas habían esperado postularse a la reelección el próximo año sobre la base de los beneficios de la nueva ley de servicios médicos para millones de personas sin seguro en el país. Pero los problemas informáticos han evitado que muchos se inscriban en los nuevos mercados de seguro médico en internet.
 
Un representante demócrata dice que el presidente necesita "apretarse los pantalones" y despedir a alguien, mientras que otros piden la extensión de la fecha tope de la inscripción y una reconsideración de las penalidades individuales que los que no se aseguren enfrentarán el próximo año.
 
Sobre ese tema en particular, ya se estudia un cambio en el período de inscripción, dijo la Casa Blanca. La población tiene hasta el 15 de diciembre para solicitar cobertura médica que entra en vigor el 1 de enero. Y aunque la inscripción dura hasta el 31 de marzo, la población enfrentaría una penalidad si pospone la compra de la cobertura más allá de mediados de febrero. La Casa Blanca informó que las autoridades pronto emitirán guías para que la población pueda inscribirse hasta finales de marzo sin penalidad.
 
La atención sobre los contratistas es un primer paso para los investigadores republicanos. Después de su fallido intento por retirar la financiación al "Obamacare" mediante el cierre del gobierno, los republicanos cuentan con una nueva línea de ataque que les ha entregado el propio gobierno. Varios funcionarios federales, entre ellos la secretaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), Kathleen Sebelius, deben declarar la próxima semana.
 
Cheryl Campbell, vicepresidenta de CGI, sugirió en una declaración que el Congreso debe investigar más allá de los contratistas. El HHS "cumple el importante papel de integrador de sistemas en este proyecto y es el responsable principal de su funcionamiento", dijo.