WASHINGTON - -


El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, dijo el jueves que los republicanos votarán a favor de extender el tope de la capacidad de endeudamiento del gobierno por seis semanas, pero solamente si el presidente Barack Obama accede primero a mantener nuevas negociaciones para reducir el gasto presupuestario. Conforme al plan republicano, el cierre parcial del gobierno continuará mientras duren las negociaciones.
 
El vocero de la Casa Blanca Jay Carney dijo que Obama "seguramente firmará" un proyecto de ley sin condiciones para aumentar el límite de endeudamiento aunque al mismo tiempo el presidente quiere que los republicanos reabran el gobierno. No descartó que Obama acceda a la propuesta de Boehner sobre el límite de la deuda si el gobierno permanece cerrado, pero la Casa Blanca no formuló promesa alguna de que Obama vaya a negociar bajo esas condiciones.
 
El mandatario "no pagará un rescate a cambio de que los republicanos en la Cámara de Representantes hagan su trabajo", insistió Carney.
 
Obama recibirá en las próximas horas Boehner y otros líderes republicanos en la Casa Blanca.
 
Además, los gobernadores de por lo menos cuatro estados - Utah,  Dakota del Sur, Arizona y Colorado - pidieron autoridad para volver a abrir los parques nacionales en sus territorios debido al impacto económico de esos cierres. La secretaria del Interior Sally Jewell dijo que el gobierno considerará para costear el funcionamiento de los parques pero no cederá el control de los parques nacionales a los estados.

Obama ha reiterado que los republicanos deben reabrir el gobierno e impedir que se concrete la amenaza, por primera vez en la historia de Estados Unidos, de que el gobierno incumpla sus obligaciones financieras antes de negociar el presupuesto y otras condiciones que los republicanos han tratado de imponer.
 
Boehner dijo que designará negociadores para superar las enormes diferencias entre los respectivos proyectos de presupuesto del Senado y la Cámara de Representantes.