NUEVA YORK - -



 Agosto fue un mes difícil para el mercado bursátil. Y ahora los inversionistas enfrentan un septiembre incluso más atemorizante.
 
Las noticias decepcionantes en el frente del gasto del consumidor fueron un factor en la baja de las acciones el viernes, en lo que fue un fin de mes tranquilo a las peores cuatro semanas del mercado en más de un año.
 
El promedio industrial Dow Jones industrial cayó 30 puntos (0,2 para cerrar en 14.810,31 el viernes. El índice Standard & Poor's de 500 empresas perdió 5 puntos (0,3%) a 1.632,97, mientras que el índice compuesto Nasdaq bajó 30 unidades (0,8%) a 3.589,87.
 
El S&P 500 cayó 3,1% en agosto, su mayor retroceso desde mayo del 2012, cuando perdió 6,3%. Sin embargo, el índice acumula un alza de 15% durante el año.
 
Agosto comenzó al alza cuando el día 2 las noticias de que el desempleo había bajado a su cota mínima en más de cuatro años ayudaron a elevar al S&P 500 a un récord de 1.709.67. Pero entonces la situación comenzó a cambiar con rapidez.
 
El rendimiento de los bonos se disparó, lo que a su vez hizo subir las tasas hipotecarias, cuando los inversionistas comenzaron a especular que la Reserva Federal retiraría parcialmente su programa de asistencia económica tan pronto como septiembre.
 
Y ahora está la crisis en Siria. La posibilidad de que Estados Unidos ataque al régimen de Bashar Assad hizo que los precios de petróleo tocaran una cota máxima de dos años a principios de esta semana.