PALM DESERT, Calif. -

Acoso y abuso sexual enfrentan, por lo general las campesinas en Estados Unidos y por ser indocumentadas rehúsan llamar a la policía para denunciar estas agresiones. Así lo reveló una investigación del grupo defensor de los derechos humanos, "Human Rights Watch". El grupo indico que algunas autoridades y empleadores en este país no adoptan medidas para protegerlas adecuadamente.

Cerca de 630 mil de las 3 millones de personas que trabajan como jornaleros de temporada son mujeres, la mayoría se encuentran en California y más de la mitad de ellas son indocumentadas. Y precisamente por temor a su estatus migratorio, las denuncias no son una opción.

Si bien el actual proyecto legislativo del Senado estadounidense que prorroga la Ley sobre Violencia contra la Mujer (Violence Against Women Act, VAWA) contribuiría en parte a resolver este problema y debería promulgarse, aún queda mucho más por hacer, expresó Human Rights Watch.