WASHINGTON - -


El presidente republicano de la cámara baja expresó el viernes su disposición a reformar el sistema migratorio pero dejó claro que no aceptará el proyecto de ley aprobado esta semana por la comisión judicial del Senado sino que producirá una versión propia.
 
Un grupo bipartidista de ocho representantes que negocia de manera interrumpida desde 2009 a puertas cerradas un proyecto de ley integral continuará negociando pese a haberse impuesto voluntariamente esta semana como fecha límite para culminar el proceso.
 
El representante por Ohio, John Boehner, dijo en conferencia de prensa que la cámara baja "tendrá su versión sobre inmigración. No seremos atropellados por la Casa Blanca ni por el presidente".
 

Numerosos integrantes de la bancada republicana han criticado al proyecto de ley del Senado porque consideran que no condiciona de manera adecuada el reforzamiento de la seguridad fronteriza antes de brindar a 11 millones de inmigrantes sin documentos la opción de la nacionalizarse como estadounidenses.