Representante rechaza ruta "especial" a ciudadanía

El presidente de la comisión judicial de la Cámara de Representantes de Estados Unidos rechazó la idea

POSTED: 04:31 PM PDT Aug 20, 2013 
VERONA, Virginia, - -

El presidente de la comisión judicial de la Cámara de Representantes de Estados Unidos rechazó la idea de dar a los inmigrantes sin autorización legal una vía especial para alcanzar la ciudadanía.
 
El congresista Bob Goodlatte, republicano por Virginia, dijo el lunes durante una reunión en el ayuntamiento del Valle de Shenandoah que la Cámara debe trazar su propia dirección en materia de inmigración, incluso si nunca se traduce en un proyecto de ley que el presidente Barack Obama pueda firmar. Afirmó que hará todo lo posible para garantizar que la Cámara nunca retome proyecto de ley de inmigración integral del Senado, que incluye un camino a la ciudadanía para los 11 millones de inmigrantes en el país sin permiso legal.
 
Goodlatte dijo que la Cámara tramitará proyectos de ley individuales cuando los legisladores regresen a Washington de su receso de verano en septiembre, comenzando con iniciativas sobre asuntos policiales, seguridad fronteriza y verificación laboral.
 
El foco de la mayoría republicana en la Cámara debe estar en cómo "reformar la inmigración de la manera correcta para mostrar cómo se debe hacer, incluso si no llega hasta el final para que el presidente la firme", dijo Goodlatte ante una pregunta.
 
Goodlatte ha dicho que los inmigrantes podrían obtener un estatus legal que no llegue a la ciudadanía y a partir de ese punto seguir los caminos que ya existen, a través de los vínculos familiares o de los lazos laborales, para obtener la ciudadanía al final. Criticó a los defensores de otorgar la ciudadanía, al sostener que obstaculizan el camino de otras reformas al aferrarse a su objetivo.
 
El proyecto de ley de largo alcance aprobado en junio por el Senado, bajo control demócrata, incluye miles de millones de dólares para seguridad fronteriza y nuevas medidas en materia de inmigración sin autorización legal y aplicación de la ley en el lugar de trabajo, además de un camino hacia la ciudadanía, pero la Cámara -de mayoría republicana- ha rechazado ese enfoque y planea seguir adelante con proyectos de ley sobre temas individuales.