WASHINGTON - -


 La brecha en las tasas de empleo entre las familias de mayores y menores ingresos en Estados Unidos alcanzó su máximo histórico desde que se empezaron a contabilizar hace casi una década, según análisis de datos del gobierno conducidos por The Associated Press.
 
Las tasas de desempleo entre las familias de menores ingresos -las que ganan menos de 20.000 dólares anuales- han subido al 21%, casi tan altos como los del total de trabajadores durante la Gran Depresión de la década de 1930.
 
Las familias con ingresos superiores a los 150.000 dólares anuales tienen una tasa de desempleo del 3,2 %, un nivel que se considera tradicionalmente indicio de pleno empleo. A la vez, los trabajadores de ingresos medios se ven empujados cada vez más a empleos de menores salarios. Muchos de ellos, a su vez, están desplazando a los trabajadores no especializados, de bajos ingresos, que quedan desempleados o se ven forzados a trabajar menos horas, según el análisis.
 
"Una parte del país está en depresión y la otra en pleno empleo", observó Andrew Sum, director del Centro de Estudios del Mercado Laboral en la Universidad Northeastern.
 
Las conclusiones se conocen después que el informe del gobierno sobre el empleo a nivel nacional indicó una fuerte declinación en el porcentaje de estadounidenses que trabajan o que buscan trabajo. El domingo, el presidente Barack Obama destacó la necesidad de hacer frente a la creciente desigualdad y advirtió que los propuestos cortes presupuestarios ensancharán la brecha.