RIO DE JANEIRO - -

La seguridad en el estadio Maracaná será reforzada por 600 policías militares para el partido del domingo entre Bélgica y Rusia, después que casi 100 hinchas chilenos sin boletos invadieron una de las entradas del inmueble antes del encuentro contra España.
 
El coronel José Luis Castro, jefe de la policía militar del estado de Río de Janeiro, dijo el viernes que los refuerzos se sumarán a los 2.500 policías militares que ya estaban asignados al partido.
 
Ralf Mutschke, jefe de seguridad de la FIFA, indicó que la falla de seguridad antes del partido del miércoles, que Chile ganó 2-0, fue "vergonzosa". Los chilenos entraron a la fuerza hasta la sala de prensa, donde luego fueron detenidos.
 
Cuatro días antes, al menos 10 hinchas argentinos fueron detenidos al tratar de forzar su entrada al mismo estadio para el partido contra Bosnia-Herzegovina.
 
Los funcionarios dijeron que también se aumentará la seguridad privada en el partido.