INDIO, Calif. -

Ayer lunes de 8:30 a.m. a 12:00 pm. las autoridades realizaron en operativo "Court Sting" que consistió en que agentes encubiertos siguieron a una docena de personas que se presentaron en corte y a quienes el juez les ordenó no manejar, con el fin de cerciorarse que hicieron caso.

Una tercera parte de ellos, se puso tras el volante al salir del Centro de Justicia Larson.

Doce ofensores fueron seguidos por los agentes, ocho cumplieron con las órdenes del juez, los cuatro que no lo hicieron fueron detenidos por otros uniformados que ya los esperaban en otro punto.

Dos de ellos enfrentan tiempo adicional en la cárcel, una suspensión más prolongada de su licencia y más costo financiero.

Estos operativos con la finalidad de mantener fuera de las calles a ofensores de DUI que en algún momento manejaron ebrios y que representaban un peligro para la comunidad.